La mixomatosis y la fiebre vírica hemorrágica en conejos

13.04.2022

Las enfermedades virales más graves y comunes en conejos son la mixomatosis y la fiebre hemorrágica viral. Ambas son altamente contagiosas y sin tratamientos que puedan curarlas, los efectos y los síntomas sólo se pueden minimizar y suelen provocar la muerte del animal. Los roedores son animales que disimulan su enfermedad. 

Si observas cualquier malestar en ellos, que dejan de comer o defecar, si no están activos o tienen dificultad para respirar, te recomendamos que contactes con nosotros. Cuando manifiestan los síntomas suelen estar ya muy afectados. En nuestros centros veterinarios de Martorell y Pallejà te ayudamos a prevenir estas enfermedades y garantizar la salud de tu conejo.

La mixomatosis

La mixomatosis es una enfermedad vírica (leporipoxvirus), sistémica y generalmente mortal, que se produce tanto en conejos silvestres como en conejos domésticos de todo el mundo. Este virus fue introducido por el hombre intencionadamente en Australia y Europa en un intento de controlar las plagas de conejos que amenazaban a los cultivos. Su efecto se descontroló, volviéndose una enfermedad importante que se extendió mundialmente. 

La transmisión se produce principalmente a través de picaduras de insectos hematófagos (mosquitos, moscas, ácaros, pulgas...), pero también puede ser transmitida por vectores mecánicos que han estado en contacto con conejos infectados (alimentos materiales, paños para dormir, ropa, zapatos, jaulas infectadas, etc.). El período de incubación suele ser de uno a tres días. Los síntomas incluyen inflamación de las mucosas (conjuntiva, labios, nariz y genitales). 

La mayoría de los conejos que se infectan con este virus suelen morir en un plazo de dos semanas, y los síntomas detectables serán en función de la evolución de la enfermedad: 

• Forma pre aguda: pocos signos clínicos. Pirexia (temperatura elevada), edema de párpados (inflamación), apatía y muerte en tres días. 

• Forma aguda: edema de párpados, hinchazón de labios y zona perianal, hemorragias cutáneas (hematomas/petequias), signos respiratorios (disnea) y nerviosos (convulsiones). Suelen morir a los pocos días. 

• Forma crónica: pocos conejos viven lo suficiente para presentarla. Se caracteriza por una blefaroconjuntivitis (inflamación de los párpados y las conjuntivas oculares), edemas en la base de las orejas, tumores cutáneos generalizados, fiebre alta y muerte en dos-tres semanas. 

El tratamiento consiste en terapia de soporte, estimulantes del sistema inmune y antibioterapia para tratar infecciones secundarias asociadas. Dado que esta enfermedad no tiene tratamiento específico (sólo sintomático y de apoyo cuando manifiestan los síntomas) nos basamos en la prevención.

La fiebre vírica hemorrágica

La fiebre vírica hemorrágica (FVH) es una enfermedad altamente contagiosa causada por un calicivirus que afecta a los conejos, tanto domésticos como salvajes. Ha sido un virus que fue diagnosticado por primera vez en China en 1984 y, desde entonces, se han confirmado casos por todo el mundo (Europa, África, Asia, México, Canadá, Australia y Nueva Zelanda). En 2010, en Francia se detectó una cepa diferente del mismo virus, que afectaba a conejos que ya habían sido vacunados de FVH1. A esta nueva cepa se le denominó FVH2, que rápidamente se propagó por toda Europa y actualmente todavía está en expansión mundial. 

La transmisión es a través de picaduras de insectos tales como mosquitos, moscas, ácaros o pulgas, o bien por alimentos contaminados. También se transmite por contacto con animales infectados o sus fluidos (orina, heces). Los humanos podemos ser transmisores de este virus si hemos estado con objetos contaminados, en nuestra ropa o zapatos. 

El período de incubación es de 2 a 10 días para las dos cepas y la mortalidad es muy alta. Principalmente el virus afecta al hígado, causando una hepatitis necrotizante que provoca una alteración en la coagulación de la sangre y las hemorragias internas consecuentes son las que causan la muerte del animal. Es una enfermedad que causa una muerte muy rápida, en ocasiones sin la aparición de síntomas detectables. Los síntomas son: fiebre repentina, escalofríos, diarrea con sangre, tos seca, debilidad progresiva, pérdida del apetito, hemorragias nasales, hemorragias orales, muerte súbita. 

Actualmente no hay cuidado para esta enfermedad y el tratamiento es de soporte, aunque no se ha demostrado que existan fármacos realmente efectivos para tratarlo.

El mejor tratamiento es la prevención

Aunque nuestro conejo viva siempre dentro de casa y no tenga acceso al exterior, igualmente está expuesto a la picadura de estos insectos, al igual que también nos pican a nosotros. Las personas también podemos ser portadoras de este virus en nuestra ropa o zapatos y llevarlo a casa sin darnos cuenta. 

La llegada del calor provoca el aumento de mosquitos, pulgas y garrapatas, que pueden transmitir estas enfermedades muy comunes y graves a los conejos. Por eso, en Capdevila Clínica Veterinaria de Martorell i Pallejà recomendamos la prevención mediante la vacunación y la desparasitación. Consulta nuestros servicios, te asesoraremos.